Publicado en Literatura

Géneros

Comentando a La Rochefoucauld, Barthes encuentra dos modos de leerlo:por saltos, una cita u otra; por orden, de la primera hasta la última máxima.

Para leerlo de un tercer modo, el lector podría asumir cada sentencia como un poema e imaginar a La Rochefoucauld como poeta. Cambiaría la concepción del lector porque la forma imperaría sobre el análisis. El reverso de este procedimiento, aplicado por ejemplo a los poemas en prosa de Baudelaire, convertiría al poema en aforismo y sería excusa para hablar del poeta en cuanto pensador.

¿Quién establece entonces los géneros?

¿El autor, como sugiriendo un camino a todo lector quien, por su parte, debe permanecer sobre aviso por temor a equivocarse en el momento de la comprensión?

¿No debería ser el lector quien defina y enmarque bajo qué tutela, en cuál género leerá los libros, aceptando la senda trazada por el autor sólo como un soporte a la hora de armar caminos propios?

Anuncios

Autor:

Psile et psole.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s