Publicado en Uncategorized

Trasunto falsamente erudito

Debe ser divertido concluir la crianza de algunos hijos. 

Cristo no existiría. Diógenes de Sinope no existiría. 

Voltaire escribiría en una revista masculina. Nadie leería esos textos. 

Oscar Wilde ofrecería recitales en una casa de poesía. Muchos fanáticos correrían para verlo, para adivinarlo entre la multitud, insinuándosele. En su web oficial apoyaría al matrimonio homosexual. 

Aristóteles, el Estagirita, profesor de universidad privada. También tendría seguidores. Pelearía con Protágoras, ilustre catedrático de cierto instituto pontificio o de una academia donde se validen bachilleratos.

Montaigne se encerraría en su finca de las afueras; leer a los clásicos, Sartre, Marx, Althusser, su oficio.

Platón regentaría su propia universidad, embriagándose a escondidas con unos pocos elegidos.

Emily Dickinson susurraría nadie sabe desde dónde.

Victor Hugo escribiría para una revista de actualidad.Sin quererlo, pondría en aprietos al gobierno de turno.

Cervantes, tras salir de la más grande penitenciaría del país, viviría como inquilino en un barrio central de esta ciudad. Por lo menos dos editoriales lo rechazarían.

Francois Rabelais administraría una taberna con Happy Hour.

Julio Verne conduciría un programa científico o de viajes en televisión.

Emilio Salgari competiría con un vídeo juego.

Nietzsche merecería un par de especiales periodísticos desde el manicomio, y una crónica televisiva.

Tomás de Aquino cumpliría veinte años como decano de teología en cierta universidad católica. Usaría corbatas.

Francois Villon, narcotraficante pedido en extradición.

Pascal sería amigo íntimo de algún pensador ortodoxo que rezara el rosario. El retrato de un falangista adornaría su oficina.

Kant, el autodidacta en provincia, odiaría a Internet y a la televisión.

El Marqués de Sade pasaría por su segundo o tercer periodo consecutivo en el Parlamento.

Socrates sería inmigrante africano en Europa. Preso, nadie lo oiría.

Julio César promovería su reelección presidencial. O Atila. O Napoleón.  

Anuncios

Autor:

Psile et psole.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s