Publicado en Uncategorized

HOJA SETENTA Y NUEVE

Image

 

 

Hoja Setenta y nueve

 

Alguien cierra una puerta, allá, en el fondo de la ventana. Usted oye cómo alguien empieza a mover otra quizás a su espalda, a unos pocos, mendicantes centímetros de su costado.

La ventana vibra.

¿Este suceso se puede atribuir a la vibración de la puerta metálica – con rejas gruesas – afuera, o quizás a la previsible puerta de madera, su vecina, y al rechinar perezoso, concomitante con la tímida sacudida de la ventana?

Un estudioso de las estadísticas, funcionario estatal a quien usted no conocerá y cuyo apellido es Vidales, dijo cierta vez en torno a una mesa bajo el rincón más oscuro de un café, que si una puerta se abría en un lado del mundo, otra por lógica se cerraba en el lado opuesto, paralelo.

¿Cuál es límite entre una teoría de especialización lógica arrojada sobre mesas por un estadístico, y una broma proferida con afán suasorio?

Elabore una rápida ecuación –de un solo dígito, máximo – que refute el teorema de Vidales.

Básese en las siguientes proposiciones:

-El estudioso aspiraba a una aplicación universal de su afirmación. Ignoraba que lo universal es, en realidad, la armonía resultante de juntar contraejemplos.

-Como éste. La puerta de madera, que alguien empuja cerca de usted, va a ser cerrada.

-Toda puerta es una ventana reticente.

Respire hondo. Si así lo desea.

Anuncios

Autor:

Psile et psole.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s