Publicado en Uncategorized

HOJA SETENTA Y TRES

Image

 

 

Hoja Setenta y tres

 

Al detectar que no hay ni una sola seña de lo esperado, diga en voz alta – con tono quedo pero enfático – : No tiene sentido seguir esperando.

Hubo otro tiempo en el cual usted no sabía que esperaba.

Una táctica básica si quiere entenderse la valía de aquellas épocas es hacer cálculos acerca de linealidades, sobre todo en cuanto al tiempo que se invertía en dormir, o en realizar cualquier ínfima actividad. Como, por ejemplo, dejar un recado oral; así el niño o la pareja de niños que usted observó a través de la ventana hace unos minutos, con la premura y el afán por transmitir lo mandado. No se trata de una reminiscencia sino de un conteo. Las tabulaciones de cifras anulan a las nostalgias. Si hace años usted dormía durante más de cinco o seis horas, sin importar la edad que tuviese, al comprender con exactitud que esas horas sumaban una buena porción temporal,  usted en consecuencia se conduele, le resultará sencillo comprender cuán poco relevante era la espera.

Va a necesitar una medida justa – expresada en guarismos específicos – sobre su hombro, para llegar a otro tipo de conclusiones que le darán descanso y consuelo.

¿Si pudo seguir viviendo con una conciencia de espera tan pobre, podrá continuar ahora que presiente la insignificancia de esperar?

 

Image

Anuncios

Autor:

Psile et psole.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s