Publicado en Uncategorized

Perro pez

10366047_10152521819047463_3421091828310869718_n

(Fotografía de Katya Adaui Sicheri)

Todos los perros son peces. Sus manías y sutilezas conservan características si no marinas por lo menos acuáticas. No trotan cuando van tras un objeto con el que juegan: están nadando. El batir de la cola, los resabios al olisquear o estirar el hocico nada tienen que envidiarles a las actividades cotidianas del salmón, del pez espada.

Si acaso encuentran en su camino una playa o un puerto, temen primero. Luego se dejan abrazar por el agua – que los engendró y desde siempre los espera -.

Si de pronto olvidaran dormir como pescados, si por deformación profesional ya no ladraran ni gimotearan del mismo modo que sus hermanos de escamas, la recomendación para amos y acompañantes es clara. No está mal dialogar con ellos, recordarles la inmensa pecera dentro de la cual se hallan, inducirlos a no imitar gritos humanos.

Todos los perros anhelan que los tratemos como peces.

Anuncios

Autor:

Psile et psole.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s