Publicado en Uncategorized

El Rey – Un relato de Evangelina Herrera

olmo-seco

Era un duro y murió en su ley.

Conoció la helada, que vacía el mundo y convierte en páramos los jardines. Conoció la sequía, que lleva a la sed y al hambre.
Sintió arder su piel bajo el sol de siestas inhóspitas.
Tozudo, rebelde y magnífico se abrigó en verano y se desnudó en invierno.
Era un duro, longevo, en renovación constante. Generaciones crecieron a su sombra. Era invencible, eterno.
Cuando vio la tala acercarse , cuando vio caer a los arabios ancianos, cuando el ruido de las sierras silenció a los pájaros, decidió desnudarse, y quedó así, en cueros, con todos los nidos al aire. Era un duro y murió en su ley, cayó con un sonda dos árboles antes de su turno.
Anuncios

Autor:

Psile et psole.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s