Publicado en Uncategorized

Historia de un garabato tal como la relató Antonio Caro

10734208_10152828014628898_2680816134304391261_n.jpg

Para Esperanza Verdugo

Muchos de estos ejercicios se basan en problemas que he tenido durante mi carrera.

Hablo de lo mío porque me toca.

Me prestaron una galería.

Yo era joven.

Quería pintar directamente las paredes. Una mancha más o una menos no afectaba.

Quería pintar palabras sobre las paredes.

A los de la galería les dio igual.

Diseñé unas palabras sobre las paredes.

En esa época pensaba.

Me dije a mí mismo: “Vamos a hacer letras decoradas”.

Pensé en los libros de cuentos infantiles. En la hache de “Había una vez”. Una letra con adornitos.

¿Qué adornitos le iba a poner a esas palabras?

Se me ocurrió algo: llené la sala con las palabras.

Unas cosas como así:

 

PALABRAS

 

Empecé a hacer unos borrones.

 

P*//P////AA*L///) (((LA==A+BB[R¨[R—A)))A//S///))))(((((//S—-

 

La gente preguntaba:

-¿Qué es eso?

-Unas matas de maíz, ¿no ven?

Iba dibujando mejor.

Y esto pasó durante años.

Dibujando, poco a poco, iba encontrando una estructura y un ritmo.

Trataba de hacer las maticas muy bien.

Trataba de ponerlas en todas partes.

Un buen día sucedió algo especial: las que yo llamaba matas de maíz ya tenían una estructura básica.

Ya no estaban las palabras.

Ahora estaban las matas.

La mata.

La hacía muy grande, y ya no llegaba al suelo.

Empecé a pulir el garabato.

Eje. Estructura triangular. Ritmo.

Duré años y años haciendo esto.

Un garabato.

En 1992 una institución desaparecida, Adpostal, organizó un concurso cerrado para unas estampillas. Mandé la foto de un garabato de maíz. Gané.

A un amigo le encargaron hacer la parte técnica de las estampillas.

Enmarcó mi garabato del maíz, le puso un marquito y con ese diseño hicieron la estampilla.

El símbolo era impuesto.

Lo impuso Adpostal.

Y comenzó a funcionar como símbolo.

Gasté quince años, dieciocho años haciendo el garabato. Y miren que les estoy pidiendo a ustedes un garabato de un día para el otro…

También el problema semántico. Un signo que no denota sino connota.

Hay signos blandos, vacíos.

Hay signos fuertes y llenos.

El maíz hace referencia a las culturas indígenas, autóctonas. Más o menos ha funcionado.

La gente hace asociaciones con el símbolo. No es que el maíz estuviera así: hace diez mil años los indígenas combinaron plantas y produjeron lo que conocemos como el maíz. No estuvo siempre así.

Esa es un poco la historia.

 

 

 

 

Anuncios

Autor:

Psile et psole.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s