Publicado en Uncategorized

Citar a Nicanor Parra

nicanorparra-fotobañera-images

 

El poeta colombiano Eduardo Carranza quizá leyó muy tarde a Nicanor Parra. Es extraño. Y seductoramente torcido, incluso imposible de comprender a las primeras de cambio.

Su hija – también poeta – tal vez influyó en o condujo a esa lectura. Recuérdese que el primer libro de María Mercedes Carranza, ‘Vainas y otros poemas’, es un franco diálogo con Parra como modelo y primer paradigma. El caso es que el colombiano llega a citar al autor de ‘Poemas y Antipoemas’ dentro de uno de los últimos textos que escribió; antes le había dedicado el poema ‘Tema de mujer y manzana’. La poesía más tradicional y pudibunda que se haya escrito en Colombia durante el siglo XX (con estos calificativos no se está afirmando que sea una poesía de mala calidad; tal vez al contrario, Carranza logró ascender a alturas insospechadas aprovisionado de elementos rudimentarios o limitados) cita y se sirve de una auténtica potencia poética, un océano indiscutible que, de haberse acercado al autor de ‘Epístola mortal’, lo habría devorado en un santiamén.

En el momento de apuntar esto Nicanor Parra acaba de morir en su Chile natal, gozando de una incuestionable inmortalidad y ajustando ciento tres años de edad. Por derecho propio ya es un clásico y su número de lectores aumenta cada doce meses. Su cosecha hasta ahora inicia.  Tal su juventud y su ímpetu como poeta, pues se adelantó a todo: unió la ciencia con la literatura cuando a nadie se le hubiese ocurrido cometer semejante imprudencia; exploró los lenguajes coloquiales y oficiales para brindarles plenitud (casi fue el primero que lo hizo en español); concibió un modo de decir, una poética, tan chocante y cotidiana que ha terminado por fundar una escuela interminable de imitadores entre los cuales no logra identificarse hasta dónde llegan los poetas y dónde empiezan los vanos narradores de chistes.

Por otra parte, Eduardo Carranza murió hace treinta años en medio de un olvido del cual estaba siendo testigo y víctima, y del que nunca se recuperó. La literatura de sus contemporáneos empezaba a ser considerada caduca y ninguneada por unas generaciones sin mayor comunicación con ella. Poco les decían las rosas, los ríos y las estrellas a unos poetas colombianos más interesados en el baño de sangre, en el desastre que era y ha sido su nación. De Carranza no puede afirmarse que haya obtenido ningún tipo de inmortalidad y, sin remedio, ni siquiera como monumento es leído hoy en Colombia.

Muy al contrario de lo que sucede con Parra, Carranza pierde lectores día con día.

Lo notable de todo este asunto, sobre todo de esa cita que de la vanguardia realiza el tradicionalismo, es que aquélla sobrevivió mientras este se fue secando. Hecho suficiente para rebatir una idea muy difundida pero de pronto poco explorada, no muy clara aún: contra lo que pudiera suponerse, no siempre los jóvenes son quienes aprenden de los viejos ni los asumen como maestros en todos los casos. Hay ocasiones en que es el viejo quien debe peregrinar para aprender del joven. Y debido a una imperiosa necesidad. Porque la literatura (con mucho más énfasis en la poesía escrita) marca el tiempo con compases bastante diferentes de los habituales.

Una ironía, empero: Parra y Carranza nacieron en el mismo 1914. Uno para andar hacia adelante, para escribir hasta rozar el porvenir; el otro para desandar el camino, para forjar una obra con tendencia al pasado, donde de seguro se sintió fuerte, capaz.

Aunque uno esté vivo en todos los sentidos y el otro yazca sepultado también en toda instancia, conviene señalar esta pequeña muesca, no muy evidente si se la observa desde lejos, que los unió durante un breve momento desde la concepción del tiempo más convencional, momento no obstante eterno si se considera la temporalidad de lo poético. Y esa es, en el fondo, la única temporalidad que vale.

Anuncios

Autor:

Psile et psole.

2 comentarios sobre “Citar a Nicanor Parra

  1. Hola Dario
    Mi nombre es Mateo soy el nieto de Leon Mojica e hijo de su hijo Ivan Mojica. Busco encontrar a mi padre biologico y me gustaría que me ayudara diciéndome donde encontrar a Leon para que me de algún indicio de Ivan. Gracias mi tel es 3174248883

  2. Hola, nos gustaría saber más sobre esto para darle su debido cubrimiento y divulgación. Así más personas podrían enterarse de esto. Escribanos por favor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s